Prevención del blanqueo de capitales

Toda empresa y sujeto obligado debería tener como misión la prevención del blanqueo de capitales. El blanqueo de capitales es una cuestión bastante seria que no solo afecta a la organización o empresa en la que se presente dicho acto ilícito, sino que también tiene un efecto negativo sobre la sociedad. La economía sumergida es uno de los mayores problemas que sufre nuestro país en la actualidad, puesto que la evasión de impuestos y evitar declarar a hacienda ha supuesto que nuestra economía se empobrezca.

 

Los sujetos obligados son aquellos sujetos (tanto personas físicas como jurídicas) que gozan de un cargo o puesto considerable y de gran responsabilidad. El departamento de recursos humanos de una empresa tiene que tener en cuenta estas cuestiones a la hora de seleccionar candidatos para incorporarlos a la compañía. Y no sólo a posibles trabajadores, sino que mantener un control de los trabajadores que ya forman parte de la empresa es vital para evitar este tipo de prácticas ilícitas.

 

Hay empresas que dedican su actividad empresarial precisamente a ésto: facilitar una serie de bases de datos que contenga todos los nombres de aquellas personas non gratas a ojos de la sociedad: ladrones, ex convictos, timadores o estafadores, listado terroristas, etc.

 

Las grandes empresas cuentan con medios propios para luchar contra el blanqueo de capitales y pueden acceder a sus propias bases de datos para contrastar informaciones. Pero las pequeñas y medianas empresas lo tienen más complicado a la hora de escoger minuciosamente trabajadores, clientes o proveedores incluso. En un principio siempre se presupone la inocencia de los candidatos, de los clientes o de los proveedores que surten nuestro negocio. Pero tal como están las cosas, un sujeto obligado tiene la responsabilidad de garantizar la prevención del blanqueo de capitales según marca la ley, y junto con esta prevención,. asegurar que su empresa está formada por personas cualificadas, dignas y que actúan acorde a la legislación vigente.

 

La evasión de impuestos, la creación de empresas fachada o las drogas son algunas de las actuaciones ilícitas que tienen por objeto blanquear el dinero. La trata de blancas o la compra de inmuebles y yates también puede considerarse ilícito en ciertos casos. En general se trata de acciones que exigen grandes cantidades de dinero. Las empresas fachada son aquellas compañías que se crean para justificar los altos ingresos que se perciben mensualmente. Es una forma de hacer legal el dinero que se ingresa por actividades ilegales. El tráfico de drogas es el primer responsable del blanqueo de capitales, una práctica no muy arraigada en nuestro país pero que, sin embargo, en otros lugares como latinoamérica se está asentando a largo plazo.

 

Si eres un sujeto obligado, infórmate acerca de las responsabilidades que van unidas a tal título, y lucha contra el blanqueo de dinero (o lavado de dinero) Por fortuna, el gobierno ha reforzado la ley y las condenas para este tipo de actos, y ahora es mucho más difícil engañar al estado con prácticas fraudulentas. Aún así, siguen saliendo a la luz casos de corrupción que no dejan indiferente a nadie.