Descubre las mejores ayudas públicas para tu empresa tras el COVID 19

Descubre las mejores ayudas públicas para tu empresa tras el COVID 19

Tras el estado de alarma a raíz del COVID 19 llega la desescalada y el camino a lo que se ha dado en llamar “nueva normalidad”. Muchas empresas que han invertido en gestión del i+d+i han salido fuertes tras la crisis y pueden seguir con su actividad.

Pero otras comienzan esta nueva andadura maltrechas y se ven en la necesidad de solicitar ayudas para seguir. Los autónomos tienen sus propias ayudas si cumplen los exigentes requisitos del gobierno y para las empresas también se han establecido medidas como ERTES muy beneficiosos tanto para ellas como para los trabajadores. Pero, ¿hay otras ayudas para conseguir efectivo y poder arrancar? Sí, veamos cuáles son.

Préstamos ICO

Los préstamos ICO son préstamos que cuentan con el aval del estado y están pensados para que autónomos pequeñas empresas y también las medianas puedan contar con liquidez en situaciones como la que estamos viviendo. 

De esta manera, se podrán pagar facturas pendientes, las nóminas de los trabajadores, los alquileres etc. Un alivio no solo para la economía de la empresa, sino también para la de todos aquellos que necesitaban cobrar ese dinero. Pero, en cualquier caso, hay que tener en cuenta que estamos hablando de un préstamo y que habrá de devolverlo, por lo que hay que pedir solo lo que se necesita para sobrevivir.

Fondo europeo de Inversiones

Son también préstamos ventajosos para pequeñas y medianas empresas. Esta entrada de dinero a bajo interés puede ayudar a realizar reformas o a salir del paso en la primera y más difícil etapa tras el confinamiento.

Se han destinado a este fin nada menos que 1000 millones de euros para evitar que negocios pequeños y medianas empresas puedan acabar desapareciendo debido a la crisis económica que se espera durante este año y el que viene.

Aplazamiento de impuestos

El pago de algunos impuestos se aplaza, como es el caso del pago del IVA del tercer trimestre de los autónomos que el gobierno ya ha aplazado de manera automática. Otros impuestos podrán aplazarse hasta seis meses. Esta moratoria no implica que no se vayan a realizar los pagos, sino que estos se demoran en el tiempo. 

Hay que estudiar qué impuestos pueden aplazarse y decidir si nos conviene o no hacerlo, ya que cuando vengan los pagos podrían juntarse con otros que pudiera tener que realizar la empresa. En cualquier caso, puede ser un buen respiro mientras no se reanuda la actividad normal.

Deja un comentario