Reclamar la clausula suelo

La también llamada suelo hipotecario establece un mínimo a pagar en las cuotas mensuales de la hipoteca, aunque los intereses acordados con la entidad financiera hayan bajado o estén por debajo. El tipo de interés que se fija en la mayoría de las hipotecas suele ser el Euribor, pero pueden existir otros tipos como el IRS (InteresRate Swap) o el IRPH (Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios), más un diferencial que suele variar en cada entidad financiera.

Un ejemplo de esto es que la hipoteca contratada tenga una cláusula suelo de un 3% y el Euribor se encuentra en un 4%. Supongamos que la cuota es de 400 euros mensuales, pero sin embargo al mes siguiente el Euribor cae un 2%, pero la cuota se calcula sobre el 3% porque la cláusula suelo establece que se debe pagar este importe por mucho que el Euribor esté por debajo de este porcentaje. Esto supone una limitación en la bajada de las cuotas del comprador cuando los tipos de interés se reducen, ocasionando el consiguiente perjuicio del usuario, que se ve obligado a pagar cada vez más dinero. Y aunque estas cláusulas también cuentan con un “techo” o límite máximo de intereses a pagar, sin embargo este techo suele estar por encima de los valores habituales del mercado, por lo que nunca llega a ser efectiva.

Pero los usuarios hipotecados no suelen tener claro si en sus hipotecas figura la temida sobretasa, por lo que recurrir a abogados clausula suelo es un paso que abre posibilidades a pedir lo cobrado de más.

Para saberlo, hay que revisar la escritura del préstamo, no la de la casa, y buscar alguno de los elementos bajo cuyos sobrenombres viene identificado el sobrecargo. En ella podrá aparecer como límites a la aplicación del interés variable, límite de la variabilidad o tipo de interés variable. Y los usuarios pueden encontrar esta información en un recibo mensual del banco.

Los abogados avisan de que si los usuarios no han tenido una rebaja de la cuota de la hipoteca a partir del 2009, es lo más probable que tengan incluida esta tasa en sus contratos hipotecarios.

También avisan de que existe un documento que se llama oferta vinculante y que los bancos deberían ofrecen a los clientes de hipotecas unos 10 dias antes, en el cual figuran las condiciones del préstamo para que puedan ser revisadas antes de la firma. Esta oferta vinculante es obligada por Ley en préstamos inferiores a 150.253,03 euros.

Esta es la primera medida extrajudicial, solicitando la anulación y devolución de las cantidades cobradas de más. Ante la falta de atención a esta petición, el segundo paso es reclamar al Banco de España informando del paso anterior. Y si éste tampoco contesta, hay que recurrir a abogados clausula suelo (http://www.abogadosmadridlegal.es/).

Y ya ha muchas sentencias en firme que obligan a las entidades financieras a devolver el dinero a los usuarios, luego es eficaz ponerse en manos de los abogados y que se haga justicia en uno de los golpes económicos más perjudiciales para los consumidores de la última década en nuestro país.

Informaciones importantes sobre los gastos de hipoteca

Los Gastos de hipoteca son tres y están proporcionalmente relacionados con el precio del préstamo, de manera que cada vivienda soporta unos gastos diferentes, pero teniendo en cuenta una media de 150.000 euros de montante, la cantidad que se debe pagar en concepto de gastos ronda los 3000 euros.

Por un lado están los gastos del Registro Notarial, por otro los del Registro de la Propiedad y finalmente el Impuesto de Actos Jurídicos, y los tres son incluidos a la firma de la hipoteca, en la mayoría de casos sin haber informado al cliente de ello. Y aunque efectivamente corresponde al cliente pagar dichos gastos, el banco los incluye en este acto, abusivamente y sin informar claramente sobre ello, para blindarse ante posibles contratiempos que afecten a las obligaciones hipotecarias y poder así ejecutar el desahucio de manera ineludible.

Los clientes afectados quieren saber qué ha ocurrido concretamente con su hipoteca y si han pagado dichos importes. Y para ello tienen que revisar toda la documentación del contrato de hipoteca, pero también pueden acudir a la entidad con la que contrajeron el acuerdo, actuación que puede ser o no atendida convenientemente.

De no recibir respuesta, la otra vía consiste en buscar asistencia letrada en esta especialidad. Y con la gran polvareda suscitada desde las sentencias sobre reclamar gastos hipoteca y anteriormente las cláusulas suelo, hay muchos despachos que atienden estas reclamaciones y con condiciones dispares.

Estos abogados solicitan la documentación a sus clientes para estudiar el contrato del préstamo y confirmar que les han sido incluidos estos conceptos y posteriormente informan sobre la estrategia a seguir y las posibilidades de recuperar esos importes. Es tal la avalancha de usuarios que piden información, que las asociaciones y muchos gabinetes ofrecen información gratuita aunque conviene asegurarse siempre de las condiciones al ponerse en manos de los letrados.

Los despachos que llevan estas causas confirman que no existe plazo para reclamar, ya que se trata de una acción de nulidad de una cláusula contractual declarada abusiva. Y añaden que aunque se haya terminado de pagar la hipoteca, se tiene derecho a reclamar.

Hay letrados que incluyen a los mencionados gastos de hipoteca, los de gestoría y los de tasación del inmueble, pero cuando se hacen cargo de la reclamación de su cliente, le van a pedir la documentación para estudiar el caso de manera personalizada. Una vez más, ponerse en manos de unos u otros también pasa por las condiciones de su trabajo, ya que hay despachos que ofrecen no cobrar hasta recuperar el dinero.